REYES DE LA NOCHE...

BENVENUTI
EN REALIDAD QUIENES SON ESTOS SERES QUE DESDE TIEMPOS ANCESTRALES HAN FASCINADO A LA HUMANIDAD ..SERA ACASO EL DESEO DE VIVIR ETERNAMENTE A TRAVES DE LA SANGRE..QUE EN TODAS LAS CREENCIAS ES LA FUENTE DE VIDA MISMA...O EL DESEO DE PODER ,Y SEDUCCION ,QUE LOS MANTIENE VIVOS.............
ESTE BLOG LO HE CREADO POR QUE ME GUSTA LA UPIROLOGIA(VAMPIRISMO) Y TODO SOBRE ELLOS DESDE SUS ORIGENES ,MITOS, LEYENDAS,HISTORIA, EXPLICACIONES MEDICAS Y PSIQUIATRICAS , CJNE, LITERATURA ,VIDEOJUEGOS ,JUEGOS DE ROL..AQUI PODRAN ENCONTRAR MUCHA INFORMACION SOBRE ELLOS QUE HE RECOPILADO DE DIVERSAS PAGINAS ,,Y UNA QUE OTRA HISTORIA REAL???
SIN MAS DISCURSOS HAGO UNA INVITACION A LOS SERES DE OSCURIDAD A QUE SE REUNAN CONMIGO EN ESTE ESPACIO DEDICADO A LOS INMORTALES REYES DE LA NOCHE...

VAMPIROS :MITO O REALIDAD

VAMPIROS :MITO O REALIDAD

domingo, 18 de noviembre de 2007

un AMOR PELIGROSO



Llega a nuestro país el fenómeno de literatura fantástica que ha conmocionado el panorama de la literatura juvenil internacional y que seducirá a los lectores ávidos de una historia de amor apasionante, llena de sensualidad, aventura e intriga, con la que sentirse identificados y a la vez transportados a un mundo diferente.Cuando Isabella Swan se muda a Forks, una pequeña localidad del estado de Washington en la que nunca deja de llover, piensa que es lo más aburrido que le podía haber ocurrido en la vida. Pero su vida da un giro excitante y aterrador una vez que se encuentra con el misterioso y seductor Edward Cullen. Hasta ese momento, Edward se las ha arreglado para mantener en secreto su identidad vampírica, pero ahora nadie se encuentra a salvo, y sobre todo Isabella, la persona a quien más quiere Edward...Crepusculo
Luna Nueva Llega por fin a nuestro país la segunda entrega de esta fabulosa pentalogía que ya con su primer volumen a sobrecogido y enganchado a todos aquellos que no han podido resistirse el leerla Al igual que en la primera parte, en Luna Nueva encontraremos la misma variedad de emociones; pasando del amor al odio, de la intriga al temor y sin olvidarnos del electrizante suspense con el que nos mantiene en cada momento esta escritora


Eclipse Mientras Seatle es arrasada por una extraña oleada de asesinatos, y una maliciosa vampiresa continúa su búsqueda de venganza, Bella se encuentra otra vez rodeada de peligro। En medio de todo, se ve obligada a decidir entre su amor por Edward o su amistad con Jacob... sabiendo que su decisión tiene el potencial para avivar la centenaria lucha entre vampiros y hombres lobo. Con su graduación aproximándose rápidamente, tiene otra decisión más que tomar: Vida o Muerte Pero, ¿cual es cual?
EL cuarto Y ultimo libro DE Esta saga se LLAMA breaking dawm Y es LA ultima parte DE LA historia DE bella Y edward ,aunque aun no se sabe nada DE LA trama se han especulado sobre LOS poderes que tendra bella como vampira Y aun Esta por definirse si bella se queda CON jacob o edwar














martes, 23 de octubre de 2007

BIBLIOGRAFIA DE VAMPIROS



Barber, Paul : Vampires, Burial and Death: Folclore and Reality. Yale University Press.1988. ISBN 0300048599
Bell, Michael E.: Food for the Dead: On the Trail of New England's Vampires. Carroll & Graf Publishers, 2001. ISBN 0786708999
Flo, Ferran y Ardanuy.: Vampiros. Magia póstuma dentro y fuera de España. La Luna Negra, 1994.
Bunson, Matthew: The Vampire Encyclopedia. Crown Trade Paperbacks, 1993. ISBN 0517881004
McNally, Raymond T.: Dracula era una mujer. McGraw Hill, 1983. ISBN 0070456712
Wright, Dudley: El Libro de los Vampiros. 1914 (disponible en varias reediciones)
Frayling, Christopher: Vampyres, Lord Byron to Count Dracula. 1991. ISBN 0-571-16792-6
Tratado sobre los vampiros. Agustín Dom Calmet. 1746.
Vampiros, el mito de los no-muertos. Noelia Induraín y Óscar Urbiola. Editorial Tikal. 1999
Vampire Chronicle. Historia natural del vampiro en la literatura anglosajona. Antonio Ballesteros. Editorial Unaluna. 2000.
Vampirismo, magia póstuma de los no-muertos. Miguel G.Aracil. Ediciones Arbor, Bastet y Protusa.
Vampiros, mito y realidad de los no-muertos. Miguel G. Aracil. Editorial EDAF. 2002.
Historias y leyendas de vampiros. Fritz Strafer. Editorial FERMA.
Un sueño de Drácula. Leonard Wolf. Panaeuropea de ediciones. 1972.
El misterio de Salem's Lot. Stephen King, 1975

EL VAMPIRO EN EL CINE


Ya en 1922 el vampiro fue llevado al cine por primera vez, bajo el título Nosferatu, una Sinfonía del Horror, con la genial representación de Max Schrecky dirigida magistralmente por F.W. Murnau. Desde entonces, el vampiro, como siempre inmortal, ha protagonizado incontables producciones cinematográficas y televisivas. Desde las películas Nosferatu y Drácula, se han filmado una infinidad de películas en cine y televisión sobre vampiros.
El vampiro-Drácula por excelencia en el cine de las primeras épocas ha sido el actor Bela Lugosi. Muchos comediantes incorporaron esporádicamente y en tono de humor la temática del vampirismo en sus producciones, tales como Los Tres Chiflados, Bud Abbot y Lou Costello.
Un toque de comedia negra era el poseído por la película El baile de los vampiros, en que cazadores de vampiros intentan destruir a varios de estos seres. Algunos sostienen que el posterior asesinato de la actriz Sharon Tate, figura femenina protagonista de esta película de Roman Polański, a manos del Clan Manson tuvo algo que ver con el irreverente tono del film de Polański sobre este tema oscuro.
La asociación con el vampirismo se dio también con algunos criminales sexuales y asesinos en serie, siendo el más representativo el caso de M, el vampiro de Düsseldorf, que inspirara un memorable film de Fritz Lang.
El cineasta John Carpenter también hizo un aporte a este género con su película Vampiros. Por otra parte, el género de acción también tiene un personaje vampiro, la película Blade con el actor Wesley Snipes está basada en el personaje del comic del mismo título, y trata de un cazador de vampiros contemporáneo.
Una de las más recientes adaptaciones cinematográficas de este género literario en cine es Inframundo (Underworld en inglés), la cual narra una antigua guerra entre vampiros y hombres lobo la misma fue exhibida en el año 2004 y en 2006 salió la secuela titulada Underworld: Evolution.
En televisión, y con intención de entretener a un público preferentemente adolescente, ha destacado recientemente la serie Buffy, la cazavampiros, de la cual se desprendió un personaje secundario (Ángel), en una nueva serie con el mismo nombre que su protagonista.
La serie canadiense El Señor de las tinieblas tuvo como protagonista a un vampiro de 800 años trabajando como detective de homicidios. Trabajaba solo de noche, tenía su refrigerador bien abastecido de sangre de animales, y poseía un coche clásico con un enorme maletero, para ocultarse del sol si el día lo sorprendía.
Una exitosa franquicia de animación japonesa titulada Vampire Hunter Do Hellsing tiene como protagonista a un vampiro. El cine de animación cubano produjo ¡Vampiros en La Habana!, una comedia sobre las aventuras de un vampiro adolescente cubano. Otra serie animada sobre vampiros ha sido El conde Pátula, un desopilante pato-vampiro que fue pensado para audiencia infantil.
La más importante revisitación del mito del vampiro se produjo a finales del siglo pasado. Una escritora norteamericana llamada Anne Rice publicó las Crónicas Vampíricas, una trilogía compuesta por las novelas Entrevista con el Vampiro, Lestat el Vampiro y la Reina de los Condenados, que después, dado su enorme éxito comercial y cinematográfico, ha continuado con secuelas como Memnoch el Demonio y Armand el Vampiro. Las Crónicas Vampíricas constituyen el último gran éxito de este personaje, que ha demostrado una vez más estar tan de actualidad como siempre.
No obstante, los vampiros de las Crónicas son seres de ficción adaptados al blando gusto de las sociedades contemporáneas, totalmente carentes de la maligna crueldad sin remordimientos de un Vlad Tepes. En las Crónicas, los vampiros se nos muestran como unos entes elitistas, posmodernos y confusos, sólo un poco pervertidos, con sentimientos de culpabilidad y humanizados, aptos para todos los públicos, sumergidos en el pensamiento filosófico de la Nueva Era. No destilan las gotas de maldad en estado puro que, en todas las culturas y civilizaciones, caracterizan al Draculae, el Dragón, el Demonio.

EL VAMPIRO EN LA CULTURA

La figura del vampiro se encuentra a lo largo de los siglos no sólo en Europa, sino también en Asia, América y Oceanía. El miedo es una de las fuerzas más poderosas que mueve a las personas, y la experiencia del temor a lo misterioso y desconocido se encuentra profundamente presente en la cultura de todas las naciones del mundo. En esta experiencia, la figura del vampiro, con sus evocaciones antropofágicas de telúrica espiritualidad pagana, irresistible sexo salvaje, sangre caliente derramada y gélida autoridad, ocupa un lugar central. En palabras de Albert Einstein, "fue la experiencia del misterio combinada con el miedo lo que engendró la religión". Pero también, siguiendo al famoso científico, "la experiencia más hermosa que se tiene a nuestro alcance es el misterio. Es la emoción fundamental que está en la cuna del verdadero arte y de la verdadera ciencia. El que no la conozca y no pueda ya admirarse, y no pueda ya asombrarse ni maravillarse, está como muerto y tiene los ojos nublados."

RELATOS DE VAMPIROS



El vampiro, Heinrich August Ossenfelder, 1746 (poesía).
El castillo de Otranto, Horace Walpole, 1764.
Leonore, Gottfried Burger, 1773.
Vathek, William Beckford, 1786.
La novia de Corinto, Johann Wolfgang Goethe, 1797.
Christabel, Samuel Taylor Coleridge, 1797.
Thalaba el Destructor, Robert Southey, 1801.
El Vampiro, John William Polidori, 1819.
La Lamía, John Keats, 1819.
Vampirismo, E.T.A. Hoffmann, 1828.
Berenice, Edgar Allan Poe, 1835.
La muerta enamorada, Théophile Gautier, 1836.
Varney, el Vampiro, Thomas Preskett Prett, 1847.
La Familia del Vourdalak , Alexei Tolstoi, 1847.
Le Vampire, Alejandro Dumas, 1851.
Carmilla, Sheridan Le Fanu, 1872.
La Tierra más allá del Bosque, Emily Gerard, 1888.
Olalla, R. L. Stevenson.
Drácula, Bram Stoker, 1897.
El claro del bosque, W. Fernández Flórez.
Soy Leyenda, Richard Matheson, 1954.
El osito de felpa del profesor, Th. Sturgeon.
Sueño del Fevre, George R. R. Martin, 1986.
Crónicas Necrománticas, Brian Lumley.
Crónicas Vampíricas una saga de 11 libros de Anne Rice
Cirque du Freak una saga de Doce libros de Darren Shan2003
Vlad, Carlos Fuentes, 2004
Crepúsculo de Stephenie Meyer, 2005
Luna Nueva de Stephenie Meyer, 2007
Eclipse de Stephenie Meyer, 2007
Cirque du Freak de Darren Shan
Vittorio, el vampiro de Anne Rice

EL VAMPIRO EN LA LITERATURA

Esto produjo un interés generalizado en los vampiros, que llegarían a ser comentados por personajes de la talla de Descartes y Rousseau.
Uno de los autores más importantes que han trabajado el vampirismo fue el monje benedictino francés Dom Augustin Calmet (1672-1757), abad de Senones, destacado exégeta e ideólogo de la Inquisición que escribió, entre otras muchas obras, un libro titulado El Mundo de los Fantasmas. En él se incluye el ensayo que lleva por nombre Negociación y explicación de la materia y características de los Espíritus y los Vampiros, y así de los retornados de la muerte en Hungría, Moravia, etc. Con esta obra, Calmet realizó la primera diferenciación clara entre los vampiros, por una parte, y los demás espíritus y demonios, por otra. El distinguido abad se preguntaba en este estudio si el vampiro está realmente muerto, mediante qué mecanismo es capaz de escapar de la tumba, y qué clase de energía mueve su cuerpo. Llegó a la conclusión de que, a pesar de su naturaleza maligna, los vampiros son seres creados por Dios. E indicó que el mero hecho de ser pagano era causa insuficiente para convertirse en vampiro, pues de lo contrario los romanos y griegos, que adoraban a dioses paganos, se habrían transformado todos en vampiros.
Otro autor famoso que trató el tema del vampirismo fue Montague Summers (El Vampiro en Europa, publicado por primera vez en 1929), quien realiza un recorrido de la presencia vampírica a lo largo de la historia, desde la Antigua Grecia hasta la época moderna, a través de los diversos países de Europa.
El legendario poeta inglés Lord Byron (1788-1824) escribió el poema épico The Giaour (1813). Aquí ya está presente la combinación del horror y de la lujuria que el vampiro siente y el concepto de los no-muertos que pueden pasar su maldición a los vivos. En 1816, Byron pasaba unos días en las orillas del Lago Leman (Suiza) junto a un amigo, el médico John William Polidori. Mientras se hallaban en lugar tan paradisíaco, dieron una fiesta a la que acudió el reconocido poeta Percy Shelley y su última mujer, Mary. Entonces se desató una tormenta alpina, y se vieron obligados a permanecer en el interior de la casa, contando historias de miedo. En un determinado momento, el ambiente se caldeó por el alcohol y varios de los presentes se retaron a escribir la mejor historia de terror y misterio de todos los tiempos. Mary Shelley empezó en ese momento a escribir la famosísima novela Frankenstein, un mito mefistofélico de nuestro tiempo; Byron redactó el citado fragmento, pero no llegó a completar la obra. Su amigo Polidori lo incluiría después en El Vampiro, un Cuento, novela publicada en 1819; irónicamente, la propia vida de Byron se convirtió en el modelo para el «señor Ruthven», el protagonista. Una secuela no autorizada de esta novela es llamada Lord Ruthwen ou les Vampires (1820) del autor francés Cyprien Bérard, la cual fue adaptada por Charles Nodier en el primer melodrama de vampiros teatral. También a principios del siglo XIX se estrenó en Leipzig la ópera Der Vampyr, escrita por Heinrich Marschner. Era el año 1828.
Drácula personifica la fascinación de lo prohibido y es una figura simbólica clásica para la sexualidad reprimida de todas las sociedades que oprimen de un modo u otro esta manifestación de la naturaleza humana; específicamente, la sociedad victoriana que Bram Stoker sufrió, era tan represora de la sexualidad que sólo era una cuestión de tiempo que Drácula renaciese.
La capa de terciopelo o cuero negro en el exterior y seda roja en el interior, quizás el más característico de los leitmotivs vampíricos, fue añadido por Hamilton Deane en 1924 para simbolizar al murciélago. Bela Lugosi, el actor que más brillantemente ha representado el papel del vampiro, exigió y consiguió que se le enterrara envuelto en su capa. Y hablando de actores, Drácula apareció en el teatro por primera vez en 1897, con la obra Drácula, o el No-Muerto escrita por el propio Bram Stoker. La première tuvo lugar en el Royal Lyceum Theatre de Londres. Más popular resultó la versión del ya mencionado Hamilton Deane, estrenada en 1923. El musical Tanz der Vampire se sigue representando en Viena.
Un escritor británico, Brian Lumley, desarrolló otra generosa aportación al género de los vampiros. En su serie del Necroscopio (las Crónicas Necrománticas) narra los enfrentamientos de su protagonista contra diversos seres de procedencia vampírica. Sin embargo Lumley se desmarca completamente de las convenciones del origen de los vampiros, y los presenta como parásitos que se sirven de los humanos (aunque también podrían parasitar animales si así lo desearan) para sobrevivir, mejorando biológicamente a su hospedador y otorgándole poderes

PATOLOGIA Y PSIQUIATRIA DEL VAMPIRISMO

Adicionalmente, se debería destacar un origen etiológico del mito que se repite con cierta frecuencia en la galería de monstruos del cine: las enfermedades mentales. Este apartado se refiere específicamente a la patología psiquiátrica.
La historia ha dejado una serie de personajes a los que se le ha atribuido una atracción patológica por la sangre humana. Desde el caballero Gilles de Rais (1400-1440), antiguo compañero de armas de Juana de Arco, que buscando en la sangre el secreto de la piedra filosofal torturó y dio muerte a unos 300 niños, hasta la ya conocida condesa Erzsébet Báthory, que supuestamente bebía sangre de doncellas para mantenerse joven.
El primer vampiro moderno fue el húngaro Bela Kisz que inició sus actividades en 1912 a raíz de la infidelidad de su joven esposa. Cuando se fue a la guerra dos años después y no volvió, se le supuso muerto, y al entrar en sus propiedades las autoridades descubrieron dos barriles metálicos con los cuerpos de su mujer y su vecina. Posteriormente, encontraron otros diecisiete barriles más con otras tantas mujeres en su interior que habían sido estranguladas; además, presentaban unas heridas en el cuello y no se halló ni una gota de sangre en sus cuerpos. Bela Kisz nunca fue encontrado, y se le consideró un desaparecido de la guerra.
La fama de vampiro la tuvo mayormente el alemán Peter Kürten (1883-1931), más conocido como "El Vampiro de Düsseldorf", que inició sus actividades de muy joven, torturando y matando a animales. A los cinco años intentó ahogar a un compañero mientras jugaban en una embarcación y a los nueve años preparó un accidente en el que murieron dos muchachos. Pese a sus maneras apacibles y su aspecto imperturbable y pese a ser considerado por sus vecinos como una persona seria, honesta y amable, fue condenado por diversos delitos como robo, asalto o deserción de sus obligaciones militares. Su primer homicidio, una niña de ocho años, tuvo lugar en 1913, y al final de su vida fue acusado de nueve asesinatos y siete intentos de asesinato. Murió sin arrepentirse de sus actos y sin sufrir remordimientos por ellos. Su pasión por la sangre le hizo decir antes de ser guillotinado: "Después de que me decapiten, podré oír por un momento el sonido de mi propia sangre al correr por mi cuello. Ese será el placer para terminar con todos los placeres". Esta historia fue llevada al cine como M, el vampiro de Düsseldorf de Fritz Lang (1931), donde Peter Lorre hacía una magnífica interpretación del asesino.
Otros asesinos han sido definidos como vampiros por su atracción por la sangre. Se puede citar a Martin Dumollard, quien mató a varias mujeres en Francia en 1861 y bebió su sangre. También en Francia en 1878 Joseph Vacher bebió la sangre de una docena de sus víctimas. En Italia, Vincenzo Verzenia asesinó a dos mujeres para beber su sangre y Eusebius Pleydagnelle mató a seis mujeres por el mismo motivo. En Polonia, Stanislav Modziellewski y Juan Koltrun, el llamado "Vampiro de Podlaski", obtuvieron fama porque bebieron la sangre de sus víctimas, al igual que el argentino Florencio Roque Fernández. En la década de los 70 fueron descubiertos el milanés Rantao Antonio Cirillo y Richard Trenton Chase, "El Vampiro de Sacramento", que según dijo necesitaba beber sangre para renovar la suya. La californiana Deborah Finch en 1992 que ingirió la sangre de su víctima tras un supuesto pacto suicida. John Crutchley que, entre otros asesinatos sangrientos, mantuvo prisionera a una de sus víctimas en 1985 para poder beber su sangre poco a poco. Marcello de Andrade que mató en 1991 a 14 jóvenes en Río de Janeiro para rejuvenecerse con su sangre. Magdalena Solís, una mujer mexicana que desarrolló una psicosis teológica al creerse una diosa y organizó un culto pseudo religioso y orgiástico con sacrificios humanos que terminaban bebiéndose la sangre de sus víctimas. James Riva, que fascinado por los vampiros desde los 13 años, mató a su abuela en 1980 para beber su sangre como método defensivo, pues creía que era una vampira que se alimentaba de él mientras dormía.
La lista es larga y continua con el famoso Fritz Haarmann "El Vampiro de Hannover" y seguir con Wayne Boden "El Vampiro Violador", Nicolas Claux "El Vampiro de París", etc. Así como otros que han sido apodados vulgarmente por la gente o mayormente por los medios de comunicación como "vampiros" o "dráculas".
Han existido también fraudes vampíricos en los asesinos en serie; el ejemplo más llamativo es el de John George Haigh, apodado como "El Vampiro de Londres", quien utilizó la imagen del vampiro para crear el terror en la mente de las personas y, pese a que no se encontraron evidencias de que bebiera la sangre de sus víctimas ni de que actuara bajo ningún tipo de compulsión por ella, alegó el vampirismo para que le declararan incapacitado mental cuando lo arrestaron en 1949.
Para poner el punto psiquiátrico final a este tema, cabe destacar a un "vampiro" que surgió recientemente influenciado de forma directa por el cine. Se trata de Allan Menzies, un joven escocés de 22 años adicto al cine que se obsesionó con la película "Queen of the Dammed" ("La Reina de los Condenados") de Michael Rymer (2002)basada en la novela homónima de Anne Rice, según declaró posteriormente a su detención tras matar a Thomas McKendrick (un amigo de 21 años que le facilitó la película por primera vez), vio la película más de cien veces durante ese mes y al final hizo un pacto con Akasha, la vampiresa interpretada por la fallecida cantante estadounidense Aaliyah, para que le convirtiera en inmortal si mataba a alguien. Cuando un día su amigo se burló e hizo comentarios sexuales sobre la actriz, Allan se abalanzó sobre él, le asestó 42 puñaladas y le destrozó la cabeza con más de 10 martillazos; finalmente se bebió su sangre y comió parte de su cerebro. Durante el juicio no se mostró arrepentido en ningún momento e insistía en haberse convertido en un vampiro inmortal; el juez dictó la sentencia en 2003 condenándolo a cumplir al menos 18 años en prisión sin posibilidad de salir en libertad condicional, opinando que era "un demonio, violento y altamente peligroso, no apto para estar en libertad". Este individuo aparecio muerto en su celda dandose la noticia el 15 de Noviembre de 2004. Se cree que se quito la vida.
Es de destacar que la psiquiatría se ha interesado por estos casos de conducta anormal donde hay una necesidad compulsiva de sentir o ingerir la sangre, existiendo o no el autoengaño creencial de ser un vampiro. Muchos han sido diagnosticados como psicóticos o esquizofrénicos, aunque otros han definido su enfermedad como lo que podría encuadrarse en el llamado "vampirismo clínico" y que se ha intentado renombrar como Síndrome de Renfield, en referencia al personaje enfermo mental y siervo de Drácula que aparece en la obra de Stoker, un comedor compulsivo de moscas y arañas cuyo fin era el de absorberles su fuerza vital.
Pese a que este síndrome no está establecido ni aceptado completamente por el mundo médico, el psicólogo Richard Noll, en su libro "Bizarre Diseases of the Mind" (1990), dice que suele producirse con mayor frecuencia en los varones, e intenta establecer una serie de fases en su desarrollo:
Infancia: el primer estadio suele producirse durante la infancia, cuando el niño se ve involucrado en un incidente sangriento en el que descubre la excitación de la sangre.
Autovampirismo: donde descubre el placer que le provoca la visión o el sabor de su propia sangre.
Zoofagia: donde pasan a probar la sangre de animales, siendo especialmente atraídos por los denominados animales de compañía.
Vampirismo clínico: es el estado más avanzado del síndrome, en el que pasa a ingerir voluntariamente la sangre de otros seres humanos mordiendo a las víctimas por placer, lo que les proporciona una enorme satisfacción hasta llegar al éxtasis, ya que el sabor de la sangre actúa para ellos como si fuera una droga

sábado, 20 de octubre de 2007

EXHUMACION


Comúnmente, cuando en una aldea o pueblo corría el rumor de una "epidemia vampírica", consistente en alguna de las enfermedades descritas en esta sección, la gente enterraba a sus muertos en los cementerios, solo para que los cuerpos fuesen exhumados días después, para corroborar que, efectivamente, no se "hubiesen convertido en vampiros" y descansaran en paz.
Uno de los factores que más fortaleció la teoría de que los vampiros existían y dormían en sarcófagos, se debía al fenómeno de putrefacción e incubación de esporas y bacterias en los pulmones de los difuntos. Tras un tiempo de estar sepultados, en los pulmones de algunos cuerpos se desarrollaba una gran cantidad de bacterias y esporas, dadas las condiciones de temperatura, humedad y nutrientes adecuadas dentro del cadáver. Estas bacterias por sus mismos procesos metabólicos, llenaban los pulmones con gases fermentados y putrefactos.
En el momento en que un cuerpo era exhumado, y se intentaba manipularlo o clavar una estaca en su pecho, evidentemente provocaba que el mismo cadáver, por la presión ejercida sobre los pulmones, exhalara con una especie de "suspiro", una nube de estas bacterias y esporas altamente tóxica, lo cual hacía pensar a los exhumadores que el cadáver era efectivamente un vampiro, y que la estaca había dado fin a la existencia del mismo.
Esta labor de exhumación, en la cual participaban sacerdotes, autoridades de las aldeas e incluso los familiares del difunto, era temida ya que mucha gente sufría enfermedades serias por la inhalación del gas fermentado y cargado de bacterias que exhalaba el cadáver al ser manipulado.

EL VAMPIRO EN LA CIENCIA

Uno de los primeros en relatar su experiencia con un vampiro de este tipo fue Gonzalo Fernández de Oviedo en su Sumario de la Natural Historia de las Indias (1526), ya que fue mordido por ellos y tuvo que usar el método de los indígenas para curar sus heridas.
En el siglo XVI la ola de superstición desatada hizo que surgieran obras como Los vampiros a la luz de la medicina (1749) de Próspero Lambertini (que llegaría al papado con el nombre de Benedicto XIV y desde donde siguió luchando contra las falsas creencias) o el Informe médico sobre los vampiros (1755) de Gerard van Swieten, médico y archidiácono de María Teresa de Austria, donde tras criticar el vampirismo y considerar poco frecuente aunque dentro de la normalidad los casos de incorruptibilidad de los muertos, desacreditaba a médicos y comisarios pues en muchas ocasiones y siguiendo sus indicaciones se realizaban sacrilegios, poniendo en entredicho el buen nombre del finado, violando tumbas y ultrajando cadáveres. Pese a todo, obras que nacieron a su sombra y en contra del vampirismo como la Dissertatione sopra i vampiri (1774) del arzobispo de Florencia Guiseppe Davanzati, sólo consiguieron incrementar aún más la creencia en ellos.
El doctor en medicina al servicio de la emperatriz María Teresa I, Gerard Van Swieten (1668-1738), aseguró en unas de sus investigaciones que los vampiros eran reales. Esto lo aseguró en la Convención de Belgrado. Investigó dando a conocer varios casos de cuerpos incorruptos y muertes alrededor del pueblo en donde estaban las tumbas, en Austria. Tuvo que dejar los casos que fue recopilando sobre vampiros por repugnancia y por haberle superado el tema.
Convendría hacer una recapitulación sobre las posibles explicaciones sobre el fenómeno del vampirismo. La medicina ha intentado esclarecer la imagen del vampiro, no del cinematográfico (que ha sido muy desvirtuada y ha ido sumando nuevas características, a cada cual más sorprendente, según la voluntad de los guionistas o directores); sino del vampiro folclórico que inauguró el tema.
Se debería comenzar por una explicación tan simple y, a la vez, tan compleja y verosímil como fueron las epidemias de peste (enfermedad infecciosa producida por la Yersinia pestis, transmitida por las pulgas de las ratas y otros roedores) que convirtieron en endémico al vampirismo. Curiosamente este fenómeno se refleja en obras cinematográficas como el Nosferatu de Murnau o de Herzog.
Durante el siglo XIV, especialmente en Prusia oriental, Silesia y Bohemia, para evitar el contagio, las víctimas de la enfermedad eran enterradas rápidamente sin constatar la muerte clínica. Muchos de ellos sufrieron por ello una larga y atroz agonía, infligiéndose heridas en su intento de escapar de su cárcel de madera. No es de extrañar, por tanto, que al abrir los ataúdes se encontraran al cadáver conservado y con manchas de sangre, lo que a falta de una explicación mejor estimularía la imaginación supersticiosa de las gentes atribuyéndoles una condición de vampiros, y que los ingleses denominaron de una forma más o menos técnica como "cadáver sanguisugus".
A esta creencia ayudaron indudablemente los conceptos desarrollados por el cristianismo que, basados en la idea neoplatónica de la vida después de la muerte, fomentaron la idea de la corrupción del cuerpo y la supervivencia del alma hasta el día del Juicio Final, teniendo la posibilidad de acceder a este estado todos aquellos que murieran arrepentidos de sus pecados y que hubieran recibidos los últimos sacramentos. Con esta fórmula, todos aquellos que no fueran enterrados en tierra consagrada (especialmente los suicidas y los excomulgados) y los que no hubieran recibido la extremaunción, podrían convertirse en espectros corpóreos o vampiros.
Otro dato importante a remarcar fue la creencia en la afectación de los vecinos y familiares allegados al presunto vampiro. Las víctimas del vampiro presentaban una severa palidez acompañada de intensa fatiga, cansancio y respiración entrecortada. Este fenómeno tiene una sencilla explicación si pensamos en una enfermedad clásica, la anemia, un déficit en la cantidad o calidad de los glóbulos rojos de la sangre encargados de transportar el oxígeno a todo el cuerpo.
Aunque casi siempre se atribuía a la pérdida de sangre, lo cierto es que en esa época era frecuente la desnutrición (incrementada en periodos de epidemias), cuando no por ayunos con motivaciones religiosas que tenían el objetivo de purgar los pecados y verse libre del peligro de la peste. También hay quien ha querido ver en los enfermos de carbunco (enfermedad muy contagiosa de los animales producida por el Bacillus anthracis y que puede transmitirse al hombre, capaz de crear gravísimas epidemias) la sintomatología de la persona atacado por los vampiros. Los afectados presentan fiebre alta, sed intensa, convulsiones, afectación respiratoria y alucinaciones que se atribuyen a la falta de oxígeno, por lo que la sensación de asfixia por parte de la víctima podía ser expresada como el estrangulamiento a manos de un vampiro.
Sin embargo, existe una enfermedad infecciosa que lo explicaría mejor, especialmente cuando el auge del vampirismo coincidió con epidemias de este tipo en las regiones balcánicas durante los siglos XVI y XVII, siendo la más importante la ocurrida en Hungría entre 1721 y 1728. Nos referimos a la rabia, enfermedad producida por un virus RNA de la familia rabdoviridae que se transmite de los animales a los humanos. Muchos de los animales que han sido relacionados con los vampiros son portadores habituales de la enfermedad: perros, lobos y, cómo no, murciélagos. Un dato que hace pensar en ello es que un médico anónimo ya defendió en 1733 que el vampirismo era una enfermedad contagiosa de una naturaleza parecida a la que sobreviene tras la mordedura de un perro rabioso.
El hecho de que la mordedura de un vampiro convirtiera a la víctima en otro vampiro quedaría explicado por el método habitual de transmisión de la enfermedad. Además, el largo periodo de incubación (habitualmente entre 1 y 3 meses), la sensación anormal expresada como parestesias o dolor en la zona de mordedura, y la sintomatología inespecífica inicial (fiebre, pérdida de apetito, fatiga, depresión, temor, ansiedad y sueños angustiosos) ayudarían a creer en una progresiva transformación de una persona al estado vampírico.
La rabia puede manifestarse en un bajo porcentaje de casos como "rabia paralítica", aunque lo más frecuente es la llamada "rabia furiosa", con una sintomatología extrapolable a lo que se dice sobre los vampiros. Aquí se desarrolla un cuadro de encefalitis, con una predilección del virus por afectar al sistema límbico (importante en el control de las emociones y la conducta), siendo frecuente la inquietud y agitación creciente que puede llegar hasta la agresividad, insomnio persistente con alteración del ritmo del sueño y modificaciones de la conducta sexual que suele expresarse como hipersexualidad.
Son frecuentes los espasmos musculares que afectan al área facial, faríngea y laríngea, favoreciendo que el paciente emita sonidos roncos y ahogados, y que se produzca una retracción de los labios de forma que asoman los dientes como si fuera un animal. También presentan una exaltación de los reflejos, originando accesos de furor maníaco frente a pequeños estímulos, como son los leves contactos, las corrientes de aire, la luz, los ruidos, ciertos olores o a excitaciones mínimas como ver su imagen reflejada en un espejo; más característica es la reacción frente al agua provocando la hidrofobia, nombre por el cual se conoce también a esta enfermedad, que origina un fuerte espasmo faríngeo que origina intensos dolores al intentar tragar agua o simplemente con su visión (¿sería extrapolable al agua bendita?); igualmente a veces presentan problemas para tragar su propia saliva, por lo que gotea por su boca formando espumarajos. Las pesadillas y las alucinaciones también suelen estar presentes en este tipo de cuadro florido de la rabia

miércoles, 17 de octubre de 2007

THE VAMPIRE LA MASCARADA


Acerca de:
Vampiro: La mascarada, es un juego de Rol creado por la compañía White Wolf Pubishing; dicha empresa publica una serie de libros en varios idiomas que explican exhaustivamente las características físicas, sociales y mentales de los vampiros, así como su historia y su futuro. En este juego de Rol, los personajes son en su mayoría Vampiros, y lo que suceda en el juego, depende tanto del narrador como de los jugadores que interpretan a sus personajes vampíricos.

¿Cómo se juega?
Se necesita un mínimo de dos personas para jugar, y no debe nunca excederse de 6 jugadores, pues el juego se vuelve tedioso. Uno de los jugadores tendrá un papel especial, y se le denominará Narrador; los demás deberán crear un personaje, y establecer todas sus características, atributos, habilidades, ventajas y virtudes; para hacerlo se usa una hoja de personaje
Una vez establecidos los personajes, el Narrador deberá establecer las condiciones iniciales de los personajes. (Que dependerá de sus propias características), y como juez imparcial, deberá equilibrar los escenarios de todos los jugadores, y planear de manera estratégica, que de algún modo, los personajes de todos los jugadores se encuentren en algún momento y se conozcan. Lo que suceda después dependerá de los jugadores en sí, frecuentemente se harán amigos en la historia y trabajarán juntos, pero si desean confrontarse entre ellos, el Narrador no debe impedirlo.
El deber del Narrador es establecer las condiciones iniciales de todos los personajes y describir los escenarios de la historia. En sí, el Narrador no debe participar activamente en la historia, aunque cualquier personaje ajeno a los jugadores debe ser controlado por el Narrador (Siempre sin favoritismos). Los jugadores pueden controlar a otros personajes en la historia que los favorezcan, como sirvientes, seguidores y amantes.
El grupo, es decir, todos los jugadores exceptuando al Narrador, elegirán una Senda, es decir una meta en la vida, la cual deberán seguir a lo largo de toda la crónica. Durante cada sesión actuarán según los intereses de su personaje, y serán los responsables de desarrollar la historia, cualquier cosa a la que su personaje tenga acceso o pueda percibir, deberá preguntarla al Narrador; la pregunta puede ser Abierta (Decirla en voz alta en frente de todos los jugadores) o en Secreto.
Al final de cada sesión de juego, el Narrador, otorgará puntos de experiencia a los jugadores, la cantidad de puntos no debe pasar de 10 en las primeras 7 sesiones. Un jugador siempre debe recibir experiencia, el Narrador no puede negarle ese derecho, aunque la experiencia repartida a los jugadores no tiene por qué ser la misma; la cantidad de experiencia que otorgue el Narrador deberá coincidir con el buen desempeño de cada jugador. Si la mayor parte de las acciones realizadas por un jugador son a favor de los intereses (Senda) de su personaje, recibe más experiencia, si en cambio, actúa en contradicción a su naturaleza, tendrá una penalización que se verá reflejada en sus puntos de experiencia.

lunes, 15 de octubre de 2007

EL CULTO DE LA ROSA


Introducción
"Abajo en el parque donde el canto es "Muerte, muerte" hasta que el sol llore en la mañana Abajo en el parque con mis amigos...." - Marilyn Manson, Down in the Park
¿Cómo es la vida de un auténtico vampiro? Posiblemente ningún mortal podría comprender la magnitud de los sentimientosenfrentados en la no-vida। Ya qu esto podría causar la locura incluso en la más estable de las mentes। Los Ghouls aún son técnicamentemortales, y sin la experiencia del abrazo, la mayoría de ellos vivesus recién halladas vidas en un infierno distorsionado, controladopor su Amo, o por sus propios miedos.
¿Pero y si hubiese mortales que ansiasen la existencia vampirica hasta el punto de adoptar, versiones menores por supuesto, algunos de losrasgos de los Vástagos? Tales mortales existen. Son conocidos porsus hermanos y hermanas como el Culto de Rosas.
El Culto
"¿Qué ves en mis ojos?" "Muerte." - La Hija de Dracula
Muy pocos extraños conocen la existencia del Culto de las Rosas.Para ellos, el Culto es solo un manojo de goths/punks/freaks/loquesea condemasiado tiempo libre, viviendo en su propio mundo ilusiorio despuésde leer demasiadas novelas de Anne Rice. Eso es en lo que los extraos estánequivocados. Ellos tienen habilidades y debilidades Vampiricas. Aunqueson versiones menos potentes de las auténticas, aunque son peligrosos cuando se les provoca.
El Poder
"El poder absoluto corrompe absolutamente. . . el poder absolutamentecorrupto es aún peor."
Éstos miembros del culto son lo más cercano a los vampiros.Deben beber sangre, no para sobrevivir, pero si no consiguen sangre, despuésde un tiempo se volverán débiles y flojos (baja todas lasreservas de dados en uno por cada semana que no ingiera sangre). Realmenteno reciben daño por los rayos del sol, pero sus ojos se vuelvenmuy sensibles a la luz (disminuye todas las reservas de dados en uno porluz brillante), y ellos casi serán cegados sin usar al menos unpar de gafas de sol. Ellos reciben daño del mismo modo que un हुमानो normal। Ellos son, después de todos, simplemente. . . humano s (¿ono?). Aunque los Cultistas no pueden ganar disciplinas igual que los Vampiros(no pueden tener más de 2 en cada una) pueden usarlas gastando sangrecomo lo haría un vampiro, pero recibiendo daño comoun humano que perdiese esa sangre. Los puntos de sangre simplemente seregeneran como hacen los humanos. Para aprender cualquier disciplina, unCultista ambicioso debe encontrar a un maestro que probablemente sea otroCultista más experimentado, o un Ghoul. Sería una suerteencontrar un Vampiro que te enseñase, pero eso no pasará.
La Conversión
"Estoy atrapado en un sueño. Está cambiándome. Estoy convirtiendome..." - Nine Inch Nails, The Becoming
Ahora debes estar preguntándote: "¿Cómo se puede convertir alguien en una de estas criaturas?" o "¿Por quéquerría alguien llegar a convertirse en algo así"? No creoque nadie conozca la respuesta a estas preguntas. . . .
Debes entender que no es fácil volverse un Cultista. Son sumamenteraros. Lo que es aún más raro es un Cultista con cualquierresquicio de Humanidad. Ellos vienen de sólo las mentes másobsesionadas y dementes del mundo (y normalmente tienen alguna clase deTranstorno). Estas personas están absolutamente obsesionanadas conla idea del vampirismo y la muerte tanto que viven realmente el papel:durmiendo en cementerios, acechando furtivamente durante la noche, y, porsupuesto, bebiendo sangre. Porque, naturalmente, muchos Cultistss son,o fueron una vez, Muñecos de Sangre. Pueden ser considerados casicriaturas más viles que los propios Vampiros (muchos no tienen unaHumanidad mayor que 5) porque ellos quisieron, desearon, y sufrieron elcambio voluntariamente. Ellos no fueron obligados al cambio por la sangrecondenada de los Hijos de Caín.
Ellos eligieron la condena.
El Sistema
Por la mayor parte, los Cultistas sólo pueden hacerse durantela Creación del Personaje. Para volverse uno, debes comprar el mérito/defecto de 7pt: Cultista de la Rosa. Si se escoge como mérito (Y sólodebería escogerse como mérito con el permiso del Narrador,ya que los "buenos" Cultistas son casi inexistentes), ganas las habilidadessiguientes:
Disciplinas hasta nivel 2
Inmortalidad
Nivel gratis de Auspex
También, ganas las siguientes debilidades:
Reservas de Dados disminuyen en uno por cada semana sin ingerir sangre.
Reservas de Dados disminuyen en uno a causa de la luz luminosa.
Recibe daño como los Humanos por cada punto de sangre quemado.
Si hubieras escogido esto como mérito, serías unode los cultistas más sensatos y humanos. La mayoría, sinembargo, no. Si es escogido como Defecto, ganas todas las habilidades ydebilidades arriba expresadas, así como estos defectos:
Transtorno incurable desde la creación del personaje.
La humanidad no puede ser superior a 5.
Reservas de dados se reducen en 2 por causa de luz luminosa.
Si piensas que son demasiadas debilidades, debes comprender quees un defecto de 7 puntos. También, éstas son personas sumamente malas, corruptas।

viernes, 12 de octubre de 2007

EL CLAN VAMPIRO

En Murray, Kentucky, EEUU. Un grupo de aproximadamente 30 adolescentes se reunían en las ruinas de un hotel en el bosque de Kentucky Lake conocido por los lugareños como "El Hotel Vampiro". Gustaban de cortar sus brazos y chupar la sangre, así como de matar pequeños animales también por su sangre. En un incidente, algunos de ellos, irrumpieron en un refugio para animales y mutilaron y mataron a dos cachorros de labrador (habiendo pisoteado a uno hasta matarlo y arrancándole las patas a otro). Como consecuencia de ello, Rod Ferrel y Howard Scott Anderson fueron inculpados con cargos por crueldad animal. El 25 de noviembre de 1996 fueron asesinados Richard Wendorf de 49 años y su esposa Naoma Ruth Wendorf de 53 años, padres de Heather Wendorf, una de las miembros del clan. La pareja fue golpeada a muerte en Eustis, Florida. Por ello fueron arrestados: Rod Ferrel de 16 años, Dana Cooper de 19, Howard Scott Anderson de 16, Heather Wendorf de 15 y Charity Keesee de 16. Rod Ferrel quien parecía ser el líder del Clan, según testimonios deseaba "abrir las puertas del infierno" y para ello debía matar una gran cantidad de personas para consumir sus almas lo cual le daría superpoderes. Se hacía llamar Vasago. Vestía de negro, usaba una gabardina, llevaba el cabello teñido de negro al hombro y llevaba un bastón. Su madre Sondra Gibson, también miembro de un clan vampírico enfrenta un proceso, acusada de provocar a un adolescente de 14 años a tener relaciones con ella como parte de un rito de iniciación.Gibson le escribía cartas donde le decía: "He deseado estar junto a ti, ser un vampiro... parte de la familia... inmortal y tuya por siempre...entonces vendrás por mi y seré tu novia por la eternidad y podrás ser mi Señor"... Rod confesó haber sido él quien asesino a la pareja, habiendo recibido ayuda de Scott solo para robar en la casa. Los golpeó con una barreta y marcó un signo de "v" rodeado de puntos en el cuerpo de uno de ellos. Rod quien se cree inmortal se confesó culpable, aunque lloró al ver a los familiares de las víctimas. Durante el juicio Rod dibujó gárgolas. Fue condenado a pena de muerte en la silla eléctrica. Los demás miembros recibieron sentencias de entre 7 y 17 años, Heather alegando que no sabía de dichos asesinatos, fue exonerada, a pesar de ciertos indicios que la involucraban.
EL Clan quien jugaba el popular juego de rol Vampire: The Mascarade, ocasionó cierta condena de los medios hacia el juego.

martes, 9 de octubre de 2007

VAMIROS EN LA MUSICA


The 69 Eyes es una banda finlandesa de rock. Se formaron en Helsinki a principio de la década de los 90's. Los miembros actuales de la banda son Timo-Timo (guitarra), Bazie (guitarra), Jyrki (vocales), Jussi (batería) y Archzie (bajo). Ellos comenzaron originalmente como una banda meramente de metal, pero álbumes posteriores fueron influenciados por el gothic metal

El single 'Wasting the Dawn' entra en el Top 10 de singles y se ofrece como un tributo al cantante del grupo The Doors, Jim Morrison, contando con Ville Valo a los coros y con un video en un cementerio nevado, con chicas góticas danzando y un ángel negro abandonado। Es el tiempo en el que The 69 Eyes se entrega al color de la noche, liderados por un Jyrki, oscuro y solitario. Se hacen con símbolos como el ankh, rosas negras, calaveras o rosarios… siendo el ankh el que pase a ser el símbolo del grupo por excelencia... una huella de eternidad para los vampiros de Helsinki.

'Lost Boys' será el primer single extraído, saliendo en Finlandia a principios de junio, número 1 en singles en su segunda semana, se convertirá en uno de los más grandes éxitos que la banda ha tenido. El video es realizado por Bam Margera en Los Angeles. Jyrki comentaría al respecto a este nuevo disco “recientemente me preguntaron a cerca de mis 3 albumes favoritos y contesté: Elvis ''68 Comeback Special', Danzig 'II: Lucifuge' y el primer disco de The Doors”, para añadir que “'Devils' es todo lo que esos álbumes hicieron crecer dentro de mi”. 'Devils' es el segundo single del disco. 'Feel Berlin' será el siguiente, incluyendo el tema inédito: 'Pitchblack'. Las nuevas canciones de 'Devils' muestran la ruta que la banda ha ido limando a lo largo de su carrera y cuyos matices se encuentran perfectamente explicados en este último trabajo, la simbiosis adecuada del goth y rock'n'r'roll.

lunes, 8 de octubre de 2007

CLASIFICACION E HIPOTESIS DEL VAMPIRO

Bueno como este es mi blog de vampiros y yo soy científica me he dado a la tarea de clasificar y hacer una hipótesis sobre estos seres
QUE QUEDE CLARO QUE ESTO SOLO LO HIZE PARA PASAR EL RATO Y no es CIERTO
TAXONOMIA
Reino - animalia
Clase .chordatha
Familia. Primates
Genero - Homo
Especie vampyrus
Hipótesis
Citando a Charles Darwin y su libro el origen de las especies ..todo ser vivo que no se adapta a su medio muere.. En otras palabras solo los mas fuertes sobreviven ..ahora voy a su teoria ..el dice que nuestro ancestro comun es un primate que evoluciono desde el homo erectus, pasando por el astrolopitecus, los neandhertales y por ultimo el homo sapiesn..pero si en lugar de seguir una línea evolutiva recta hubiera habido una curva (coevolucion) y esta curva hubiera dado origen a otra especie el homo vampyrus un cazador hábil, fuerte ,ágil y sobre todo con sus sentidos desarrollados que cuando el hombre apenas empezaba a caminar ,este ser ya corriera ,que cuando apenas el hombre aprendía un lenguaje y fabricaba armas ..el ya tuviera su propio lenguaje y armas que la selección natural le hubiera dado..como uñas largas y filosas.,, colmillos ,,y que cuando llego el homo sapiens el ya estuviera perfeccionado ..y que con el paso de los siglos el siguiera desarrollándose junto a su primo lejano ..pasando inadvertido y cazando a su primo que era mas débil y frágil .haciendo de el una presa perfecta para un poderoso depredador

domingo, 7 de octubre de 2007

LA PRIMERA MUJER



En su importante estudio sobre el mito del vampirismo "Sang pour Sang"(1993), Jean Marigny, importante erudito francés del tema, nos dice que el vestigio más remoto que existe del upiro es un vaso prehistórico descubierto en Persia ornamentado con un dibujo: un hombre लुचा contra un ser monstruoso que intenta absorberle la sangre. मोंतागे Summers nos habla de otro vaso (¿el mismo quizá?) donde aparece un hombre copulando con un vampiro con la cabeza cortada.
Menos remota es la leyenda de Lilitú, de procedencia babilónica, que trata de una pérfida mujer que se dedicaba a chupar la sangre de लोस niños. En la China milenaria aparecieron leyendas hacia el siglo VI एक (antes de Cristo), pero sensiblemente distintas a las que conocemos cuyo
origen es de tradición judeocristiana. Por eso consideramos a Lilith LA auténtica precursora del mito। Lilith, predecesora de Eva, apenas se la nombra en las सग्रदास Escrituras. Isaías la citaba como una habitante de las ruinas desoladas,apareciendo como Lillake en una tablilla sumeria del año 2000 aC, que contenía la fíbula "Gigamesh y el sauce". Sus referencias más फिअब्लेस proceden del "Génesis Rabba" (1) según el cual Adán sentía envidia DE los animales de la Creación porque vivían en parejas y por eso intentó acoplarse con las hembras de cada especie no encontrando satisfacción en ninguna.
Para librarle de su desesperación, Dios creí la primera mujer उतिलिज़ान्दो inmundicia y sedimento en vez de polvo puro. Algunas fuentes असेगुरण que se utilizó un limón para su creación y que, por esta causa era un ser maligno Adán y Lilith engendraron al diablo Asmodeo y otros demonios no
menos perversos. También se conocen amoríos carnales de नुएस्त्रो primer padre con la diablesa Naamí, con quien engendró multitud DE seres diabólicos,
La primera pareja humana fracasó porque la mujer no quería सोमेतेरसे al hombre. Lilith no quería fornicar debajo de Adán, sino encima: "Yo también fui hecha con polvo y por consiguiente soy tu igual" le dijo.Como el primer hombre trató de someterla a su autoridad, Lilith le
abandonó.Adán se lamentó de su suerte ante Dios quien envió a tres ángeles(Senoy, Sansenoy y Semangelof) para traer de vuelta a la rebelde esposa y la encontraron en el Mar Rojo, región habitada por los demonios más lascivos, fornicando con ellos sin cesar. "Vuelve con Adán, ahora
mismo” dijeron los ángeles, "¿Por qué he de volver para vivir como una
ama de casa honesta después de mi permanencia en el Mar Rojo?"respondió la mujer. "¡Morirás si te niegas!" replicaron los ángeles,"¿Cómo puedo morir -volvió a preguntar Lilith- cuando Dios me haordenado que me haga cargo de todos los niños recién nacidos: de los niños hasta el octavo día de vida, el de la circuncisión, y de las niñas hasta el vigésimo día? No obstante, si alguna vez veo vuestros tres nombres o vuestra semejanza exhibidos en un amuleto sobre un niño
recién nacido, prometo perdonarlo".Dios condenó a Lilith por su rebeldía y buscó nueva mujer para Adán,inventando con ello el divorcio, y su nueva esposa se llamó Eva।


viernes, 5 de octubre de 2007

Vampiro DE VERDAD ?



Bueno está historia me la contó un amigo, , cierta o no le dije que la publicaría en mi blog de vampiros..,como prueba me dio un retrato que el dibujo del supuesto vampiro (izquierda)
La historia comienza una noche en uno de tantos conciertos de rock en un antro de Mexico en Villa una noche, mi amigo regresaba de un antro y rumbo a su casa paso al super Soriana ,,poco después de salir el ya iba a hacia su casa se topo con un grupo de chicos vestidos de negro, totalmente darks , uno de ellos se le acerco y le dijo - blaky hay algún lugar donde podamos comprar cerveza- mi amigo se enojo de que lo llamara asi, por que el es metalero y respondió - mira aquí cerca hay un soriana -y se alejo sin darle importancia..pocos días después fue a otro concierto de black metal y se topo con los mismos chicos, ya entrada la noche se armo el slam, y uno de ellos lo empujo muy fuerte , mi amigo se enojo y saco su navaja y empezaron una pelea , el chico se movía muy rápido pero mi amigo alcanzo a cortarle la cara con su navaja, y algo de sangre quedo en su mano, pero la piel del chico al que corto se regenero inmediatamente,, esto lo saco de onda, pero se mantuvo , firme ,hubiera seguido peleando ,pero se unieron el resto de lo demás chicos que estaban con el , se movían muy rápido y empezaron a lastimar y sacar sangre o los otros con afiladas pulseras de picos y uñas de metal, mi amigo se asusto y aunque termino con golpes y moretones logro salir de ahí, con su grupo.. Basta decir que el desastre fue tal que hubieron varios heridos..y pues como siempre a la policía no le importo yo fui a visitar a mi amigo en el hospital y vaya que si le pusieron una paliza, pero pasaron los días y se repuso..fue ahí cuando el me contó como estuvo, el famoso concierto..

miércoles, 3 de octubre de 2007

paginas interesantes EN LA red



al navegar por LA red he encontrado algunas paginas interesantes para visitar que habla sobre los temas que tanto nos gustan







Esta se enfoca EN casos reales DE vampirismo









excelente pagina para descargar libros EN pdf DE diversos autores


http://www.mundoparanormal.com/docs/criptozoologia/criptozoologia.html


Esta pagina habla sobre criptozoologia y es una buena revision bibliograficaDE एस्तोस fenomenos


LA ideologia de la epoca

Montague Summers. Muerto en 1948, creía firmemente en los malignos rasgos sobrenaturales que caracterizan al vampiro.El clérigo británico Montague Summers, autor de textos sobre ocultismo, erró por el otro extremo, el del escepticismo, al asegurar que «en Rumania encontramos reunidas, alrededor del vampiro, casi todas las creencias y supersticiones que prevalecen en toda la Europa oriental».Pero a finales del siglo XX se encuentran todavía personas que creen en los vampiros como seres reales y sobrenaturales. El reverendo Neil Smith, conocido exorcista de Hampstead, en Londres, cree que incluso en la populosa capital existen vampiros. Según él, son mitad animal y mitad ser humano, y absolutamente malignos. Descarta la idea de que los ataques de los vampiros sean todos «fruto de la mente» de la supuesta víctima, y cita lo que para él constituye una prueba indiscutible de su existencia, pues asegura haber intervenido personalmente en varios casos de vampirismo. Una víctima le enseñó «las marcas en sus muñecas, que aparecían la noche en que le era extraída sangre, marcas casi iguales que las realizadas por los arañazos de un animal». Niega con vehemencia que estas marcas pudieran haber sido infligidas por la misma víctima, y cita otro ejemplo de un hombre en Sudamérica, que presentaba un fenómeno similar, «como si un animal le hubiera atacado y chupado la sangre».Y desde luego, no sólo los vampiros atacan a los seres humanos. A juzgar por un número creciente de pruebas, también lo hacen los poltergeists, los humanoides y otros fenómenos semejantes. Tal vez los vampiros sean «reales» en el sentido de que proceden de otro tiempo o lugar, de otra dimensión; tal vez sean en parte carne y en parte materialización. Sabemos tan poco acerca de lo paranormal, que literalmente cualquier cosa puede resultar posible. No obstante, unos cuantos rasgos característicos, relacionados con la sed de sangre que anima al vampiro, pueden aclarar algunos puntos.Desde tiempos inmemoriales, el consumo ritual de sangre ha sido, en todo sacrificio, el elemento vital para conseguir energías y propiciar a los dioses. Para que un ser viva debe tener sangre, y la mente primitiva establecía una ecuación según la cual a más sangre correspondía más vitalidad. Los aztecas vertían sangre humana en las bocas de sus ídolos para apaciguarlos, en tanto que los rajás indios bebían sangre de las cabezas recién decapitadas a fin de hacerse con fuerzas superiores. Los antiguos chinos se comían los cerebros de los muertos más reverenciados para obtener sabiduría, y en la misma época vigilaban el cadáver antes de darle sepultura, para evitar que un perro o un gato se aproximara a él y lo mordiera, cosa que, según ellos creían, convertía al difunto en vampiro.Los romanos, pese a sus excesos en otros aspectos, se horrorizaban al oír las historias según las cuales los cristianos, como parte de su culto, comían carne y bebían sangre. De hecho, parece probable que una ínfima minoría de los primitivos cristianos, al confundir la naturaleza simbólica de la comunión con el pan y el vino, hubiesen recurrido al canibalismo. Pero beber sangre, por más que pueda antojársenos un acto repulsivo, es algo muy diferente del vampirismo sobrenatural, y todo ello parece hallarse a años luz de nuestro «ilustrado» mundo moderno. Con todo, en fecha tan reciente como 1973, y en un escenario absolutamente insólito para tales manifestaciones, el temor atávico al vampiro provocó la muerte de un hombre.El hecho sucedió en Stoke-on-Trent (Staffordshire, Inglaterra) en el corazón del «distrito de las cerámicas», una localidad en otro tiempo pródiga en actividades comerciales y escándalos de nuevos ricos, pero que actualmente se distingue tan sólo por una grandeza decadente y una sensación de inútil despilfarro. Por consiguiente, la hilera de lóbregas casas de estilo gótico, conocidas como «The Villas», no parece fuera de lugar en este paisaje melancólico. Pero lo que sucedió en la casa número 3 no puede considerarse en absoluto como un hecho natural.Demetrious Myicura murió allí en circunstancias tan extrañas como espeluznantes. Poco se sabía acerca del difunto, excepto que era un inmigrante polaco que había llegado a aquella región 25 años antes, y que desde entonces había trabajado allí.Un buen día no compareció en su puesto de trabajo, y nadie le vio durante varios días; preocupados, los vecinos avisaron a la policía. John Pye, un policía joven e inteligente, realizó una investigación. Al parecer, Myicura sentía una extraña aversión a la electricidad, ya que en su habitación habían sido eliminadas todas las bombillas. Utilizando su linterna de bolsillo, John Pye examinó el lugar. En el suelo había periódicos esparcidos por doquier, así como una vieja sartén debajo de la cama en la que yacía el muerto, semicubierto por un montón de ropas viejas y mantas deshilachadas. Completamente vestido, con una mano debajo de la cabeza y la otra reposando sobre su cintura, daba toda la impresión de estar durmiendo, excepto por el hecho de que su boca estaba completamente abierta, lo que confería a su rostro una expresión de horror.

Circunstancias Sospechosas
Demetrious Myicura, muerto en 1973, al parecer obsesionado por ahuyentar a los «vampiros».
El informe del forense indicó que el hombre se había asfixiado al atragantarse con una cebolla en vinagreta. Por otra parte, no tiene nada de raro que la policía y los vecinos encuentren muertas a personas solitarias, algo excéntricas, que viven en un ambiente misérrimo. El incidente hubiera podido pasar prácticamente desapercibido de no haber intrigado a John Pye un par de detalles en aquella habitación caótica, detalles que ni siquiera valía la pena mencionar en los primeros momentos, porque no parecían guardar relación alguna con el fallecimiento del desdichado.En primer lugar, la habitación había sido generosamente espolvoreada de sal. Entre las piernas de Myicura había una bolsa llena de este producto, y otra detrás de su nuca. Había también sal mezclada con orina en varios recipientes distribuidos por toda la habitación y un cuenco colocado boca abajo sobre la repisa de la ventana ocultaba una mezcla de excrementos... y ajo.Estos curiosos y desagradables detalles recordaron a Pye algo que había oído o leído en alguna parte, y de pronto se le ocurrió lo que podían significar. Fue a la biblioteca y consultó La historia natural del vampiro de Anthony Master (1972). Sus sospechas se vieron confirmadas: la sal, la orina y el ajo constituían los elementos de un ritual antiquísimo para protegerse contra los vampiros.Persuadió al juez de instrucción para que se examinara de nuevo la «cebolla en vinagreta», y resultó que, como John Pye había sospechado, se trataba en realidad de un diente de ajo. Myicura debía de haber sufrido terribles agonías de horror en su habitación, tan aterrorizado por los vampiros que llegaba incluso a dormir con un diente de ajo en la boca, y fue este «dispositivo protector» lo que finalmente le causó la muerte por asfixia.Las obsesiones, especialmente entre las personas solitarias, adoptan formas diversas, y es evidente que ese hombre padecía la obsesión de los vampiros. Procedía de la Europa oriental, donde el miedo a los «no muertos» todavía es corriente; vivía solo, y bien cabe la posibilidad de que su mente estuviera desequilibrada.Pero, aunque nadie sabrá nunca si estas abominables criaturas fueron alucinaciones o proyecciones de su mente, o bien la fantasía de un enfermo, el terror que inspiraban era real. Por tanto, no es erróneo decir que finalmente fueron los vampiros quienes acabaron con él.

EL MIEDO A LOS NO MUERTOS

Acaso todas las historias de vampiros son sólo materia de pesadillas o de películas de terror? Existen pruebas de que el miedo a los vampiros es hoy tan real como lo ha sido siempre.



Una joven de la época victoriana es atacada por «el vampiro de Croglin Grange». Sus hermanos expulsaron al esquelético visitante, pero éste regreso un año después. Esta vez, los hermanos acabaron con él.
A primera vista, la creencia en vampiros parece ser la más descabellada de todas las supersticiones. Los fantasmas, e incluso los hombres-lobo, parecen relativamente racionales comparados con la idea de unos cadáveres que abandonan sus ataúdes por la noche para chupar la sangre de los vivos; sin embargo, las leyendas en torno al vampirismo han persistido desde tiempos inmemoriales, y todavía hay quien la sustenta hoy.El problema que rodea las leyendas y creencias relacionadas con los vampiros estriba en separar la fantasía -para algunos eso es todo lo que hay en ellas- de la verdad. A una persona racional se le puede disculpar el que contemple la búsqueda de «vampiros auténticos» con un escepticismo más que considerable, puesto que, ¿cómo pueden existir semejantes criaturas? ¿No serán tan sólo fruto de la imaginación?No obstante, hay noticias de que en la Europa oriental, en el siglo XVIII, el vampirismo había alcanzado unas proporciones casi epidémicas. La documentación al respecto es tan detallada, y entre los testigos figuran personas tan dignas de crédito (como clérigos y médicos), que parece imposible que todas ellas estuvieran equivocadas. Sin embargo, el escéptico puede alegar aquí que cabe que los clérigos del siglo XVIII hubieran dicho la verdad, sí, tal como la veían ellos, pero que esta verdad se hubiera visto lamentablemente mezclada con el miedo, la superstición y la ignorancia. Y antes de relegar a los vampiros a la categoría de reliquia del oscurantismo, tal vez deberíamos considerar la moderna controversia sobre lo que constituye el estado de la muerte. Si, con los equipos técnicos más avanzados a nuestra disposición, todavía no podemos ponernos de acuerdo en cuanto al momento preciso de la muerte, tal vez no convenga pasar por alto estas noticias sobre los vampiros que nos llegan con una antigüedad de 200 años.
Según los informes de que se dispone, Austria, Hungría, Yugoslavia y Rumania (que estaba entonces dividida en los tres estados separados de Valaquia, Moldavia y Transilvania) se vieron particularmente infestadas por el vampirismo en los siglos XVI, XVII y XVIII. Éste constituyó un problema que implicó a centenares de testigos oculares, pertenecientes a todas las capas de la sociedad. Un cirujano, llamado para investigar una serie de casos, escribió: «El vampirismo... se propagó como una pestilencia a través de Eslavia y Valaquia, causando numerosas muertes y trastornando todo el país con el temor a los misteriosos visitantes contra los cuales nadie podía sentirse seguros
La mayoría de los casos descritos en estas regiones y en dicha época presentaban rasgos comunes; un relato clásico es el que cita a una delegación que salió de Belgrado en 1732 para investigar el caso del supuesto vampiro que, al parecer, atacaba sistemáticamente a los miembros de una familia en una aldea remota. Cuando los funcionarios investigadores llegaron allí -entre ellos figuraban hombres de tanta importancia como el fiscal público- se les dijo que un aldeano, que había fallecido tres años antes, había regresado como vampiro para aterrorizar a su propia familia. Había matado ya a tres sobrinas y un sobrino desangrándolos por completo, y hubiera dado muerte a su quinta víctima -otra sobrina, bellísima- de no haber sido interrumpido en su tarea y obligado a huir en las tinieblas de la noche.Los delegados oficiales y los supervivientes de la aterrorizada familia se reunieron alrededor del «vampiro» al caer la oscuridad. Cuando abrieron el ataúd, encontraron lo que, según todas las apariencias exteriores, era un hombre dormido (o tal vez inconsciente). Debiera haberse descompuesto mucho tiempo antes, pero lo cierto es que parecía tan rebosante de salud como cualquiera de los que contemplaban su tumba. Tenía los cabellos y las uñas largas, los ojos entreabiertos, y su corazón todavía latía. De acuerdo con la norma tradicional, el corazón del «no muerto» fue atravesado con una barra de hierro aguzada en un extremo. Brotó una mezcla horrible de líquido blanco y de lo que parecía ser sangre fresca, pero era preciso terminar el trabajo y, por tanto, cortaron su cabeza con un hacha y sepultaron aquellos restos macabros en una fosa llena de cal viva.Según otra historia de vampiros, ambientada en el mismo lugar y en la misma época, un joven soldado húngaro, que se alojó en una granja de la localidad, se sintió trastornado ante la reacción de la familia propietaria de la misma cuando una noche, durante la cena, llegó un anciano y se sentó a comer con ellos. Tocó el hombro del granjero, y toda la familia dio muestras del más vivo terror. Al día siguiente explicaron al soldado los motivos de su actitud. Dijeron que durante aquella noche el granjero había muerto a causa, según ellos, del anciano que le había rozado; el anciano en cuestión era el padre del granjero, y llevaba más de diez años muerto. La desconsolada familia insistió en que no se trataba de un mero fantasma, sino de un vampiro. Impresionado por lo que había visto y oído, el soldado explicó el caso al jefe de su regimiento, el cual ordenó que se abriera la tumba del anciano. El siniestro visitante de la noche anterior yacía allí como si acabara de morir, pero sus venas contenían sangre «como la de un hombre vivo». Le fue cortada la cabeza y se dejó que su cadáver descansara, esa vez para siempre.

VAMPIROS EN TODAS PARTES



Sin embargo, al igual que los aztecas y los rajás indios bebían sangre creyendo que les comunicaría fuerza, parece que existen también personas normales y corrientes que, voluntariamente o por accidente, «sangran» a otras personas en el sentido de despojarlas de su energía o «fuerza vital». Este fenómeno es extremadamente común; todos conocemos a alguien que parece «alimentarse» a expensas de la energía de los demás, dejándolos debilitados y agotados. El llamado «vampirismo psíquico» es un tema que se repite en los
escritos del ocultismo, pero uno de sus aspectos menos discutidos es la «depredación» de hombres sobre mujeres -o viceversa-, por razones sexuales, y según métodos a menudo notablemente similares a los que se detallan en Carmilla y Drácula.La relación entre vampirismo sobrenatural y sexo es muy profunda. Personas que en circunstancias normales juzgan absurdos los relatos sobre cadáveres y sangre, disfrutan con las historias de vampiros, tal vez contra su voluntad, tanto como lo hacían los remilgados victorianos. ¿Por qué? ¿Cuál es el extraordinario atractivo que el vampirismo ejerce sobre nuestro subconsciente?Entre todos los «Dráculas» de la pantalla -desde que en 1931 hizo en ella su aparición el conde, representado por el actor húngaro Bela Lugosi- ningún otro actor ha estado tan estrechamente identificado con el famoso vampiro como el británico Christopher Lee, quien explicó así el atractivo de su personaje: «Ofrece la ilusión de la inmortalidad... el deseo subconsciente de poder ilimitado que todos tenemos... un hombre de una inteligencia y de una fuerza física tremendas... o bien es una reencarnación o bien no ha muerto nunca. Es una imagen de superhombre, con un atractivo erótico para las mujeres, las cuales lo juzgan totalmente irresistible. En muchos aspectos es todo lo que a la gente le gustaría ser: el
antihéroe, el «malo» heroico... Para las mujeres, significa el abandono completo al poder de un hombre।»Y aunque el actor norteamericano Vincent Price, especializado en películas de terror, nunca ha protagonizado una historia de vampiros, casi todo el mundo cree que ha representado este papel. El propio Price ha afirmado: «Con frecuencia, cuando paseo por la calle, se me acercan
alguna mujer de mediana edad y me dice: "Por favor, muérdame".»El extático desvanecimiento de la virgen, mitad miedo y mitad placentera excitación, cuando se materializa en su dormitorio la figura sobrehumana envuelta en su negra capa; la sensación opresiva de languidez, el abandono total, el placer y el dolor que causan los colmillos del vampiro al hundirse en su cuello mientras ella, inmóvil, es incapaz de moverse o gritar... todo

Ello puede ser interpretado claramente como una versión romántica de la seducción y la desfloración, con el aliciente adicional de lo sobrenatural. En los tiempos victorianos, las jóvenes decentes resultaban «desgraciadas» cuando eran seducidas; pero, ¿qué ocurría si su seductor era un demonio procedente de más allá de la tumba? Entonces, cuanto más inocente era la víctima, mayor era su excusa... y mayor su atracción por el vampiro.



culto al vampirismo

El culto al vampirismo en el siglo XX se debe especialmente a libros y películas basados en un personaje fuera de lo común, el conde Drácula. Creado en 1897 por Bram Stoker, empresario teatral irlandés, Drácula (protagonista de la novela homónima) se ha convertido en sinónimo del vampirismo, y de hecho ha llegado a popularizarlo. Resulta irónico que Jack el Destripador, que cometió atrocidades reales casi en la misma época en que se publicaba Drácula, haya llegado a convertirse en parte del folklore británico, en tanto que muchas personas creen hoy que Drácula fue un personaje auténtico. De hecho, en ciertos aspectos están en lo cierto, pero el Drácula de la ficción fue una creación muy compleja.Mientras el joven Bram Stoker se abría camino en la vida, un colega suyo de Dublín, Sheridan Le Fanu, ganaba también algún dinero a expensas del vampirismo. Su obra Carmilla, publicada en 1872, causó sensación. Cabe encontrar en Drácula ecos de su clímax horripilante, pero el fin de la no muerta Carmilla, tal como lo relata Le Fanu, recuerda vivamente las auténticas historias de vampiros.La combinación de necrofilia, seducción de vírgenes desde más allá de la tumba, y una atmósfera cargada de sexo y violencia, han dado al vampirismo una gran popularidad. Al fin y al cabo, la siniestra criatura siempre es destruida al final, por lo que puede hablarse de relato moral.El escenario había sido preparado ya 30 años antes de que la reina Victoria subiera al trono. Lord Byron, acompañado por su médico, el doctor Polidori, pasó el verano de 1816 a orillas del lago Léman, en Suiza, muy cerca de su amigo el poeta Shelley, y de Mary Godwin, la amante de éste, que más tarde se convertiría en su esposa. El tiempo era inclemente, de modo que pasaban el tiempo en casa y se divertían escribiendo historias de fantasmas. Este pasatiempo resultaría notablemente productivo, ya que Mary Godwin, inspirada sin duda por las continuas charlas sobre fantasmas y vampiros, así como por los elementos tempestuosos, soñó una historia que después relató por escrito con el título de Frankenstein. Polidori, que al principio se mostró reacio en cuanto a competir con sus amigos literatos, produjo finalmente una larga historia titulada El vampiro, que llegó a publicar alegando que, de hecho, la había escrito Byron. El cuento de Polidori causó sensación. El profesor Leonard Wolf aseguraba en 1975: «Polidori nos ofreció el prototipo del vampiro... es decir, un aristócrata altivo, brillante, escalofriante, fascinante para las mujeres y fríamente maligno.»Partiendo de la misma idea, Stoker empezó a escribir lo que se convertiría en el clásico de los vampiros. Tuvo la idea de actualizar la acción de su novela, situando su Drácula en la Inglaterra de finales del siglo XIX, e incluyendo referencias a innovaciones tales como las fotografías Kodak y el dictáfono.

lunes, 1 de octubre de 2007

VAMPIROS????


Esta historia LA encontre en internet no se si es cierta pero segun fuentes oculares afirman que si ¡¡¡¡¡¡¡ como sea espero que LA disfruten ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡


Entre 1985 y 1990, fueron denunciados en comisarías españolas supuestos casos de vampiros observados en cementerios valencianos y gallegos.
En la Comisaría de la Policía Municipal de Puzol (Valencia), el Jefe de Policía D. Vicente J. redactó personalmente, en febrero de 1985 algunas de las actas de declaración, sobre apariciones de supuestos vampiros en España. En realidad los documentos policiales redactados en Puzol están directamente relacionados con otros testimonios casi idénticos recogidos por la policía y los ayuntamientos de otras poblaciones valencianas pocos días antes. Los primeros casos se detectaron en el mes de enero y en la población de Villamarchante -de unos seis mil habitantes-, cuando varios niños que salían de Catequesis llegaron a sus casas muy asustados, diciendo que habían visto a ´Drácula´. Nadie hizo caso de la queja infantil, y la cosa quedó como asunto de niños, pero al día siguiente, varias mujeres comentaron en las tiendas del pueblo haber visto también a ´Drácula´. A partir de ahí surgieron todo tipo de especulaciones y rumores, cada vez más exagerados y diversos, hasta el extremo de convertir al vampiro en una figura popular en la comarca del Camp de Turia, donde está localizado Villamarchante. El alcalde del pueblo, Eusebio Civera, afirmó entonces que ´todo debe ser obra de algún gracioso con ganas de hacerse famoso en el pueblo´. Tanto la Guardia Civil como la Policía Municipal realizaron sendas pesquisas. Numerosos vecinos afirmaban haber visto a un extraño individuo, de tez muy pálida, alto, y vestido con un especie de larga capa, merodeando por los cementerios. Poco después comenzaron a producirse testimonios en otras localidades, y así, pocos días después, la Policía Municipal de Puzol tomaba declaración a Juan Carlos Yuste y Angel Juste. Ambos, jóvenes vecinos de la villa, declaraban en la comisaría: ´haber visto al vampiro en el cementerio de la localidad, el pasado miércoles 23 de enero, cuando jugaban en los alrededores tras sus clases en el centro de F.P. del que son alumnos. El ser que divisaron, a unos veinte metros de distancia surgió de las puertas del cementerio, que estaban abiertas, y se acercó a ellos´. Además, los testigos facilitaron una completa descripción física del individuo: ´Era muy alto, casi dos metros. Iba vestido de negro, con una capa, sin sombrero y tenía el pelo moreno con canas. Tenía la cara llena de arrugas y los ojos de un color mate´. Juan Carlos Yuste, además, aseguraba que el individuo tenía sangre en la comisura de los labios, y que les persiguió jadeando y andando extrañamente, con las piernas muy abiertas, hasta las cercanías de los colegios Jaime I y Luis Vives. A pesar de las vigilancias y controles policiales no fue posible capturar al vampiro de Villamarchante, que desapareció tan misteriosamente como había aparecido. Casi al mismo tiempo, en varias comisarías gallegas, se producían denuncias similares. Al parecer los herederos de Drácula se han asentado ya en los camposantos españoles... Tenga cuidado si esta noche acude a velar a sus muertos...



EL EMPALADOR SEGUNDA PARTE

Mientras tanto, entre 1462 y 1475, Randu, hombre débil y carente de personalidad, se sentó en el trono de Velaquia casi como un títere de los turcos. Las circunstancias que permitieron a Vlad, librarse de la prisión no están muy claras, pero es sabido que tomo parte en la batalla de Vaslui (en la región de Jashi, Moldavia), el 10 de Enero de 1475, formando parte del contingente enviado por el Rey de Hungría al príncipe transilvano Esteban Báthory contra los turcos। Lo curioso y por otro lado cierto, es que Draculea volvía a ocupar su trono el 11 de Noviembre de 1476। Semanas mas tarde, los turcos le sorprendieron desprevenido con una escolta de sólo 200 hombres (de los cuales sólo sobrevivieron 10 para contarlo) y le dieron muerte. La cabeza de Vlad fue enviada a Estambul y exhibida públicamente. Le sucedió su hermano Randu, pero siempre supeditado a la "Sublime Puerta", que reino hasta Septiembre de 1500.

EL EMPALADOR


Vlad Tepes, "Vlad el Empalador", conocido en el mundo entero como Drácula, nació en Rumania (1428-1476). Hijo de Vlad Dracul (caballero de la orden del dragón - 1431) y nieto de Mircea el Grande, soberano de Velaquia (1368-1418) fue uno de los príncipes rumanos que por sus diversas hazañas y su nada corriente personalidad, llamó la atención y ocasiono el interés de forma muy especial no solo de sus contemporáneos sino también de la historia y literatura actuales.Para algunos historiadores del tema, Drácula fue un heroico defensor de los intereses e independencia de su país y del cristianismo, mientras quepara otros se trataba de un caso patológico, el de alguien que torturaba, atormentaba y por supuesto mataba para divertirse, por puro placer.
Fue uno de los tres hijos legítimos de Vlad "El Diablo", príncipe de Velaquia (antiguo principado danubiano, que formo con Moldavia el reino de Rumania). Hoy en día, constituye dos regiones geográficas bien definidas: la Mutenia, situada al este del río Olt, y la Oltenia, al oeste. El viejo Vlad se gana por méritos propios el apodo de "Dracul" (El Diablo) por su afamada crueldad y sangre fría y que posteriormente heredaría su predecesor
En aquellos tiempos, el trono de Velaquia estaba amenazado desde el exterior por los turcos y húngaros, y en el interior por los nobles ávidos de poder que luchaban entre ellos con un salvajismo y ferocidad mas que bestial. La trágica muerte de su padre, que fue ejecutado por Iancu de Hunedoara en 1447, obligó al joven Vlad a ponerse al lado de los turcos, adversarios de Iancu, con cuya ayuda accedió al trono de Velaquia en Septiembre de 1448, y aunque el príncipe Vladislav II, pretendiente al trono, y apoyado por los húngaros y la población de origen alemán, fue derrotado en Kossovo (al norte de la actual Macedonia junto al río del mismo nombre) éste sólo consiguió conservar el trono unas pocas semanas. La vida y gracia de Vlad se conoce muy poco hasta el año 1456. Durante estos años, Vlad fue separándose de los turcos y estrechando las relaciones con su enemigo Iancu de Hunedoara, lo que sí era moralmente recusable, era sin embargo muy práctico.
No era nada extraño durante esa época el hecho de cambiar las ideas y conveniencias políticas de una manera un tanto extraña y del todo inesperada, solo hay que echar un vistazo a la historia de los grandes y diversos reinos de la Europa Occidental.Este repentino viraje político se manifestaba solo en una cosa: el deseo para Vlad de volver a reinar en Velaquia. Seguía atentamente las crecientes desavenencias entre Vladislav y Iancu hasta que el 23 de Abril de 1452, Iancu iniciaba la guerra, arrebatando a su rival las ciudades y propiedades que poseía en Transilvania, circunstancia que aprovecho Vlad para ofrecerse al vencedor como pretendiente al gobierno de estas, solicitando su ayuda y prometiéndole una "fidelidad inquebrantable". Pero, el 6 de Abril de 1545, Vladislav, negado y resignado al hecho de ser derrotado, irrumpía en Transilvania arrasando, matando, quemando y saqueando. Draculea, deseando conservar su trono, solicitó y obtuvo el mando de un pequeño ejército aprovechando la intervención en la guerra del monarca húngaro Ladislao V de Habsburgo, Archiduque de Austria y Rey de Bohemia, que veía amenazados sus intereses en la región.
La pugna le fue favorable, logrando apresar a Vladislav al que hizo decapitar en la ciudad de Tirgusor (cerca de Tirgovisthe, la antigua capital de Velaquia). El 3 de Julio, fue una fecha importante para Vlad puesto que volvería a reinar y garantizaría a sus súbditos la protección contra los turcos y el libre comercio allende de las montañas de Velaquia, a cambio de que estos le prestaran ayuda en caso de guerra. El hecho de que el nuevo príncipe obraba con "demasiada independencia" dio la voz de alarma a los húngaros y alemanes los cuales fueron modificando su actitud, llegando a solicitar el 14 de Febrero de 1457 a sus súbditos que apoyaran a otros pretendientes. No tardaron en iniciarse una serie de alianzas e intrigas, acompañadas (como podía esperarse) de lealtades y traiciones.
En el año 1459, Draculea ordenó empalar a algunos rebeldes destacados y arrojar al fuego a otros, siendo este el macabro y tortuoso inicio de su carrera de crueldades. Favorecido por la suerte, logro atrapar al más peligroso de sus adversarios, Dan Voeivod en la primavera de 1460, al que obligo a cavar su propia tumba y asistir a sus funerales antes de hacerlo decapitar.
El 24 de Agosto redujo a los últimos rebeldes; hizo empalar a algunos pero curiosamente se mostró excesivamente generoso con otros. Consolidado su trono, "El Empalador" se alzó contra los turcos a los cuales no les pagaba los tributos que estos exigían desde hace tres años. El sultán Muhammad II, el conquistador de Constantinopla, conociendo el temple de su enemigo y el coraje y bravura de sus guerreros, prefirió utilizar la cabeza antes que la fuerza. Le envió como mensajero al colaboracionista griego Catavolinos, citándole en Giurgiu (fortaleza y puerto danubiano, no lejos de Bucarest) para solucionar un "pequeño problema fronterizo", apostando cerca de la población un destacamento de tropas escogidas al mando de Hamza Beg.
Vlad fingió caer en la trampa, (ya se había olido que dicha citación no era normal y menos tratándose de un asunto aparentemente de tan poca importancia) e incluso se presento con parte de los tributos pendientes y algunos presentes para el Sultán pero a su vez traía consigo un fuerte contingente de caballería que derroto a los turcos (puesto que estos eran muy inferiores en número) tras apoderarse del lugar, haciendo prisioneros además al griego y al general otomano, los cuales junto con el resto de los apresados fueron conducidos a Tirgovisthe, capital de Velaquia, y posteriormente empalados Animado por el éxito, Vlad se pasó a la orilla derecha del Danubio, incendiando y saqueando tras derrotar a las tropas turcas.
El 11 de Enero de 1462, en una carta que estaba dirigida al nuevo soberano húngaro Matías Corvino, daba cuenta de haber acabado con más de 24.000 enemigos habiendo hecho amontonar sus cabezas y contarlas, con la excepción de los que murieron en los incendios de sus casas.
Consecuencia de estas incursiones, estaban tan desmoralizados que muchos de ellos prefirieron abandonar Estambul ante el temor de que este pudiera apoderarse de la ciudad, conquistada hace pocos años y en la que aún quedaban gentes que recordando el espléndido periodo bizantino, no hubieran dudado en levantarse contra sus dominadores. Enfurecido, Muhammad II dispuso de un gran ejercito de unos 250.000 hombres y una flota dispuesta a remontar el Danubio. Vlad no podía oponer más de 10.000 hombres y recurrir a tácticas como la guerrilla y la "tierra quemada" (primavera/verano de 1462).
Tras sufrir muchas bajas, haberse declarado una importante epidemia de peste y no poder apoderarse la flota turca de la ciudadela de Kilia (al sur de Moldavia), el Sultán ordena la retirada de sus tropas y una vez en Estambul valiéndose de su genio y astucia, le opuso a uno de sus propios hermanos, Randu "el Hermoso" que se había pasado al bando otomano, arrastrando algunos de los principales boyardos. Finalmente, tras una serie de intrigas (falsificación de documentos incluida) muy de la época y del lugar, Muhammad logra que el Rey ordenara el arresto de Vlad que fue encerrado durante doce años, primero en Visegrado (cerca de Sarajevo, a orillas del Drina) y posteriormente en las inmediaciones de Budapest, donde recibía un trato especial, es decir, era tratado con mayores consideraciones.